¡Pobre pero honrado!

Publicada en

¿Si, verdad? ¿estás seguro? ¿no será que es otro el sentido que se busca al decir eso?.

Pobre pero honrado, tengo 36 años y recuerdo que desde bien pequeñito esta frase era fácil de escuchar en multitud de conversaciones, desde nuestros abuelos hasta nuestros padres, pasando por los vecinos, por conocidos y por desconocidos.

Sinceramente no se si esta frase la tenemos incluida en el Refranero, apostaría que si, no he investigado sobre ello, creo éste hace más mal que bien, de ahí mi desinterés por el mismo. Algún día os contaré sobre esto.

Pero, ¿esto es verdad?, ¿el rico es malo y el pobre es bueno?. Todo lo escrito en estos artículos no son más que mi opinión sobre el tema a tratar, en este caso, un caso un poco más delicado en mi entender por las reacciones de las personas, voy a hacer exactamente lo mismo.

Pues NO, ni el rico como tal es malo, ni el pobre es bueno, hay ricos buenos como también hay pobres malos y viceversa. Tengo una reflexión que me gusta exponerla siempre que veo la oportunidad, y esta es una de ellas, dice así:

«El dinero no hace a las personas buenas o malas, es la inteligencia emocional, que no la intelectual, la que pone a cada uno en un lugar u otro». 

El pensar que el rico es malo y el pobre es bueno, es una de las creencias que yo llamo creencias excusitis. Esto es muy fácil de entender, si yo creo que el rico es malo por qué voy intentar tener ese tipo de prosperidad económica, me convertiría en alguien avaro, en alguien malo, en alguien con poco corazón, en alguien poco solidario, y esto no lo quiere nadie.

Pero esto no es cierto, ni los pobres son tan buenos ni los ricos son tan malos, como dijo aquel «hay de todo en la viña del señor». Las creencias se asumen por las experiencias vividas, experiencias en primera persona que te influyen a ti directamente, pero también son experiencias de vida el ver la televisión y escuchar a las personas.

Un ejemplo claro para explicar lo que quiero decir con lo anterior es una serie de televisión que recuerdo de cuando yo era niño, esta serie se llamaba «Falcon Crest», en esta serie había un personaje que dio la vuelta al mundo, era Angela Channing, esta señora era la mala de la serie, ¿adivináis que era además de mala? exacto, también era rica. Continuamente vemos ejemplos como el anterior.

Cuando asumimos esta creencia, también estamos asumiendo la comodidad de la situación en la que te encuentres, sinceramente… es más fácil pensar de esta forma, así no tienes porque hacer nada distinto y mejorar, porque así serás «pobre pero honrado» y eso de ser honrado suena tan bien.

Conozco casos de personas con un poder adquisitivo muy por encima de la media, y es curioso observar que muchas personas de este nivel siempre están dispuestas a aportar valor a los demás, a la vez de curioso también yo diría que es lógico, tienen tanto para ellos que no tienen miedo de compartir su conocimiento con los demás. Si tu estuvieses en ese lugar ¿no te gustaría que los demás fuesen capaces de vivir como tu? Ojo, cuidado con la respuesta porque ahí es donde te puedes dar cuenta si eres honrado como piensas.

No todo es blanco, ni todo es negro, hay una escala enorme de colores, del mismo modo el hecho de ser persona y que tipo de persona eres, TU SER es lo que te va a poner en el lado de los buenos o de los malos y no el patrimonio que has adquirido durante tu vida. ¿Sabes que solo el 1% de los ricos han adquirido su patrimonio por herencia? el resto se lo ha trabajado, cómo no lo se, pero porque pensar que ha sido de malas formas y con falta de ética, porque cada vez que vemos pasar una persona con un coche por encima de los 50.000 € lo primero que pensamos es «¿a saber que ha hecho para tener ese coche?»

En mi opinión tanto el desarrollo personal como la inteligencia financiera es lo que lleva a las personas a una prosperidad económica elevada o no. Escucha esta frase «Si quieres cambiar lo visible, antes deberás transformar lo invisible». Los ricos trabajan su inteligencia financiera, es imprescindible para tener dinero saber como éste funciona. También trabajan la mente, los ricos piensan de una forma distinta.

Vivimos en un mundo de causa y efectos. La falta de dinero es el efecto pero no la causa.

Te propongo un ejercicio, solo te llevará unos minutos y te puede aportar mucho si lo haces completo, coge un folio y realiza los dos puntos siguientes.

1 Escribe todas las afirmaciones que cuando eras niño oías acerca del dinero, la riqueza y la gente rica.

2 Escribe como crees que hasta ahora han afectado dichas afirmaciones en tu relación con el dinero.

¿Te das cuenta de que esos pensamientos representan únicamente lo que aprendiste y no forma parte de tu anatomía ni son tu? ¿Te das cuenta de que en el momento presente tienes la opción de ser distinto?

Con este artículo mi único objetivo es que puedas reflexionar sobre el tema, que seas capaz de verlo desde otro punto de vista, porque así y solo eliminando esas creencias sobre el dinero serás capaz de llegar al nivel que desees.

Si te ha gustado este artículo aporta tu comentario y si no te ha gustado también, el debatir sobre un tema enriquece a cualquier persona.

También te invito a que lo compartas en tus redes sociales, seguramente a alguien le sirva.

¡MUÉVETE, ACTÚA Y VUELA!

 

 

3 comentarios en “¡Pobre pero honrado!

  1. Muy bueno Jota,
    En mi casa la frase era «el dinero corrompe» y si te llamaban «Ambicioso» era un insulto.
    Me ayuda mucho leer los que has escrito.
    Dame mas de tu sabiduría. Gracias
    Un abrazo

    1. Muchas gracias por tu comentario Carmen.
      Eso es, llevamos toda la vida metiendo en nuestra cabeza frases de ese tipo, y ahora bien ¿porque el dinero va a querer acercarse a quien dice eso de él? si yo fuese el dinero huiría corriendo.
      Hoy día la palabra ambicioso todavía no está muy bien vista por todo el mundo, pero habría que saber diferenciar entre avaro y ambicioso.

      Espero seguir viéndote por aquí aportando tanto.

      Muchas gracias.

  2. Mucha razón, hay que desarrollar y potenciar esa inteligencia emocional. Y sobre todo pensar en como puedes crecer tú pero sin dejar de ayudar a los demás.
    Buen artículo Jota!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *